Durante el clásico holandes entre el Feyenoord y el PSV, ucurrió una insólita situación, cuando los seguirodres locales lanzaron un balón al campo de juego durante un ataque del rival para así evitar que los empataran.

Corría el minuto 74 de partido y el Feyernoord ganaba por 2-1, momento en que hubo un contragolpe y el empate se asomaba, pero los hinchas lanzaron desde la gradería detrás del arco, un balón en donde ocurría la acción. El arbitro detuvo el partido unos segundos ante la ira de los jugadores del PSV.

Mira el momento a continuación:

Comentarios