Mientras nuestra población envejece a pasos gigantescos, también crece la preocupación de diferentes instituciones y del estado, en darles a nuestros abuelos una buena vida en su etapa de descanso. Sin embargo, el estado de salud de ellos o las condiciones económicas de la familia, no siempre alcanza para tenerlos en casa y se recurre a un hogar.

En el proceso de elección de uno, surgen las dudas, pues conocidos y números son los casos de hogares donde las malas condiciones, hacen la vida un infierno en vez de un tranquilo pasar. Elegir un lugar certificado, no es el único camino, pues existen hogares irregulares que cumplen con altos estándares de cuidado, pero ¿por qué son buenos y a la vez irregulares? María Soledad Alcalde de Fundación Oportunidad Mayor nos explica.

En resumen. Un hogar irregular, es aquel que no tiene todas las exigencias sanitarias decretadas por ley, pero estas pueden ser desde el tamaño de la puerta de ingreso, o la distancia de una cocina con una habitación. Ese tipo de puntos, no hacen clandestino a un hogar. Quienes caen en esa categoría, son aquellos que ni siquiera intentaron una resolución, y funcionan bajo el anonimato.

Mira la entrevista a continuación:

Comentarios